Porqué me he comprado un GRIP

Nuevo GRIP para mi Canon EOS 80D

Esta semana he decidido adquirir un nuevo cacharro para mi cámara, concretamente un Grip (o en español, Empuñadura). Y es que tras varios meses trabajando con el Objetivo Tamron 150-600mm G2 y la Canon EOS 80D, se me han presentado una serie de «problemas» (si es que se puede llamar así) que espero poder solucionar con este nuevo juguete.

Prácticamente todos estos problemas tienen una base común y es que trabajo en el 90% de los casos al rececho, es decir, la búsqueda activa de fauna, principalmente de aves (en mi caso).

Normalmente hago sesiones de unas 4horas, teniendo que desplazarme de manera sigilosa, rezagada, empleando los movimientos menos bruscos posible, con el fin de no asustar a los animalejos y no generarles un estrés innecesario. Además de tener que estar completamente liberada de cualquier condicionante, ya que los encuentros con los bichejos suelen ser efímeros y hay que sacarles partido de la manera más rápida posible. Es por ello que apenas uso trípode, en el mejor de los casos, uso un monopie si sé que el parajillo que voy a atisbar se encuentra en zonas altas de los árboles. A esto hay que sumarle el hecho de que mi equipo viene a pesar unos 2,750kg.

Como consecuencia de lo anterior, y teniendo presente que mi condición física no es la de una atleta, apenas realizo fotos en formato vertical, ya que el simple hecho de estar más de 3segundos con el brazo un poco más elevado de lo habitual, me genera dolor en el hombro. Sin embargo, empleando el Grip, cambiar la cámara a formato vertical es rápido y mantienes la misma posición que si estuviera en formato horizontal, no viéndome obligada a tomar posturas raras en los momentos menos oportunos.

A esto hay que sumar el hecho de que soy una despistada y ya me he encontrado en varias situaciones en las que, por no prestar atención a la batería, me he quedado sin carga justo en el disparo preciso. Cuando estás en un Hide (escondite) posiblemente el acceso a la maleta te resulte cómodo, pero al rececho, pararte a abrir la mochila y cambiar una batería es impensable. Mediante el Grip podemos tener hasta dos baterías, de forma que en el momento que se acaba la carga de una de ellas, se pone en funcionamiento la siguiente.

El último motivo que me ha incitado a ello, y que aún no he podido probar, es el hecho de que los Grip vienen preparados para poder poner 6 pilas AA, en lugar de las dos baterías. ¿Esto qué quiere decir? Que la potencia total con la que trabajaría la cámara es de 9V, en lugar de 7,2V que tiene la batería de la Canon 80D por defecto (y prácticamente todas las cámaras Canon). Conforme a diversas investigaciones hechas por diferentes fotógrafos, la velocidad y precisión de enfoque de un objetivo, está directamente relacionado con la potencia de nuestra cámara. Hecho que se puede entender fácilmente. Créeme que cuando trabajas al rececho, la velocidad de enfoque es la diferencia entre tener la foto o perderla.

El Grip que he adquirido es de la marca Neewer, concretamente el modelo BG-E14 Replacement Battery Grip for Canon EOS 70D 80D. Está disponible tanto en la propia web de Neewer, como en las tiendas habituales específicas de fotografía y, cómo no, en el gigante Amazon.

80D con GRIP NEEWER

Andrea Adones

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s